Etapa 11: Planoles - Puigcerdà

Visitamos el precioso pueblo de Dòrria, alcanzamos el collado de la Creu de Meians y llegamos al gran valle de la Cerdanya

Esta undécima etapa de la Transpirenaica nos lleva hasta el gran valle de la Cerdanya. Desde Planoles subimos al precioso pueblo de Dòrria -que está declarado Bien Cultural de Interés Nacional- y continuamos hasta el collado de la Creu de Meians. En este punto entramos en la Cerdanya y empezamos un descenso largo y muy suave hasta Puigcerdà. Durante este descenso -en el que alternamos pistas, senderos y hacemos un último tramo por carretera- disfrutamos de muy buenas vistas del amplísimo valle de la Cerdanya, con sus pueblos llenos de encanto y las grandes montañas que lo definen.

Puntos fuertes

Visitar Dòrria, un núcleo precioso y lleno de encanto, situado a más de 1.500m de altitud.

Las vistas que tenemos del valle de la Cerdanya durante el largo descenso desde el collado Marcer.

Sabías que...

El GR 11 en su tramo por el valle del río Rigat coincide con el denominado Camí dels Carlins? Se llama así porque fue la vía de fuga utilizada por los militares carlistas que fueron derrotados por el General Prim a mediados del siglo XIX.

No te pierdas...

El hito fronteriza 502 que encontramos en el collado de la Creu de Meians. Estos hitos o mugas, que normalmente son de piedra, marcan la frontera hispano-francesa según los límites acordados por los dos estados en el Tratado de los Pirineos del año 1659. Desde el Empordà hasta el País Vasco hay un total de 602 hitos.

Recorrido

Empezamos la undécima etapa de la Transpirenaica en (1) Planoles (0:00h - 1.145m). Subimos hacia el vecindario de Planès y pasamos por el lado de la hermosa iglesia románica de Sant Marçal. Cruzamos la carretera y de inmediato enlazamos con el GR 11. Empezamos ahora una larga y progresiva ascensión que nos llevará primero hasta Dòrria y luego hasta el collado de la Creu de Meians.

Avanzamos por un sendero bien definido que flanquea la montaña. Vamos remontando el valle del río Rigart, siempre en dirección O-NO, y con la carretera de la Collada de Toses por debajo, unos 300m a la izquierda. Llegamos a un punto donde ya vemos el bonito pueblo de Dòrria elevado por encima de nosotros. Continuamos avanzando y entramos en (2) Dòrria (1:45h - 1.520m), uno de los núcleos de población más elevados de Catalunya. Dòrria destaca por su belleza y encanto, y está declarado Bien Cultural de Interés Nacional.

Después de visitar este pueblo precioso, retomamos nuestra ascensión. Avanzamos ahora por una pista de tierra, que ya no abandonamos hasta alcanzar el (3) collado de la Creu de Meians (3:50h - 1.993m). En este punto el itinerario del GR 11 sigue el límite transfronterizo y flanquea la montaña en dirección NO hasta el (4) collado Marcer (4:45h - 2.005m), punto más elevado de la etapa. Desde el collado cruzamos un prado en dirección NO y enlazamos con una amplia pista que baja suavemente por un barranco.

Al cabo de unos 3 km llegamos a un cruce de pistas. Nos encontramos entre el Pla de les Forques y la zona del refugio de Vilallobent. En este punto debemos estar atentos: dejamos la pista y continuamos en dirección N por un sendero poco definido que baja por un pequeño barranco. Pronto enlazamos de nuevo con una pista que ahora ya no dejaremos hasta Vilallobent. Llegamos a un punto donde la pista sale del barranco y continúa por una loma, tramo que nos ofrece unas vistas sensacionales del ancho valle de la Cerdanya. Vemos Puigcerdà, punto final de etapa, justo delante nuestro a lo lejos (N).

Llegamos al núcleo de (5) Vilallobent (6:40h - 1.170m) y lo cruzamos. A partir de ahora y hasta Puigcerdà, avanzaremos por carretera asfaltada. Continuamos primero hasta el núcleo de (6) Age (7:00h - 1.145m), donde giramos a la izquierda. Hacemos un último tramo hasta (7) Puigcerdà (7:25h - 1.140m), la gran capital de la Cerdanya.