Etapa 5: La Vajol - Albanyà

Caminamos por la media montaña de la zona Salines - Bassegoda, en la que es la última etapa ampurdanesa de la Transpirenaica

Larga etapa de la Transpirenaica que empieza en la Vajol y nos lleva hasta la pequeña población de Albanyà, en el valle del río de la Muga. A lo largo de esta jornada el recorrido del GR 11 transcurre, principalmente, por pistas de tierra, que sólo dejamos puntualmente en algún corto tramo que avanza por senderos. Durante esta quinta etapa de la travesía nos adentramos en la zona conocida como Salines-Bassegoda y descubrimos una población preciosa: Maçanet de Cabrenys.

Puntos fuertes

Descubrir una zona preciosa pero muy poco conocida del Empordà: Salines - Bassegoda.

Hacer noche en el bonito valle del río de la Muga.

El mirador del Empordà, donde se dice: "En un dia clar, des d'aquí veureu tot l'Empordà".

Conocer los secretos de la Mina Canta.

Sabías que...

En la Mina Canta se escondió un tesoro valorado en más de 500 millones de dólares? Durante la Guerra Civil, en esta antigua mina de talco, Juan Negrín, presidente de la República Española, hizo construir una cámara acorazada donde se escondieron cuadros del Museo del Prado y lingotes de oro del Banco de España.

No te pierdas...

La bonita población de Maçanet de Cabrenys. Según la leyenda, encontramos el origen de Maçanet de Cabrenys en el héroe carolingio Rolando y su maza, que utilizaba contra los sarracenos. Dice la leyenda que Rolando, tras vencer en sus batallas, tiró su maza desde el puente de Ceret diciendo: "Allí donde mi maza caerá, Maçanet de Cabrenys será". En la plaza del pueblo hay una barra de hierro que representa la maza de Rolando.

Recorrido

Empezamos la quinta etapa en (1) la Vajol (0:00h - 546m). Salimos del pueblo en dirección SO e inmediatamente llegamos al denominado mirador del Empordà, un espacio que, como su nombre indica, nos ofrece unas muy buenas vistas de toda la llanura ampurdanesa. Seguimos las señales bancas y rojas del GR y subimos unos metros hasta la Mina Canta, una antigua mina de talco que durante la Guerra Civil fue utilizada como escondite de oro y obras de arte. Rodeamos la colina del Puig de la Creu (623m) por la derecha y empezamos a perder altura progresivamente, primero por una pista de tierra y luego por un sendero. Llegamos a la carretera de Maçanet de Cabrenys, que seguimos durante unos metros para cruzar el Rec de Mas Castells. Inmediatamente la dejamos atrás y continuamos por una pista y un sendero hasta el (2) Suro de la Pubilla (1:20h - 326m), un alcornoque que está declarado árbol monumental.

Continuamos avanzando y al cabo de unos 3,5 km llegamos a (3) Maçanet de Cabrenys (2:15h - 372m). Entramos al pueblo por la carretera, pasamos junto a unas instalaciones deportivas y llegamos a un cruce. El itinerario del GR 11 continúa hacia nuestra izquierda (SE), pero si queremos visitar Maçanet de Cabrenys, podemos entrar al pueblo por la calle de nuestra derecha (NO). Maçanet de Cabrenys es una población muy bonita y llena de historia. Antigua ciudad fortificada, aún conserva algún muro de la muralla. Su iglesia, Sant Martí, es de estilo románico.

Retomamos nuestra travesía avanzando por una ancha pista de tierra en clara dirección SE. Llegamos a un punto donde dejamos la pista y tomamos un camino que sale a la derecha y que baja directo hasta el restaurante Molí d'en Robert. En este punto recuperamos la pista ancha, ahora en dirección O, y vamos subiendo por una loma boscosa hasta la (4) ermita de Sant Andreu d'Oliveda (4:00h - 385m), que ya aparece documentada en el año 951. Continuamos el itinerario subiendo hasta el collado d'Oliveda, en este punto la pista gira a la izquierda (S) y baja hasta un barranco. Continuamos por un sendero que nos lleva hasta la zona del Mas Rimaló. Pasamos junto a esta masía, en ruinas, y vamos ganando altura poco a poco y en dirección O hasta el collado de Rovirós. El camino gira hacia la izquierda (S) y alcanzamos el (5) collado de la Trilla (6:00h - 693m), nos encontramos en la zona más elevada de la etapa.

Abordamos ahora el último tramo de la jornada, desde el collado de la Trilla tenemos que hacer un largo descenso de casi 8 km hasta la población de Albanyà. Pasamos por el lado de la preciosa ermita románica de Sant Feliu de Carbonils. Durante todo este tramo, avanzamos por pistas de tierra, que sólo dejamos, puntualmente y para hacer atajo, poco antes de llegar a Albanyà. Finalmente, llegamos a (6) Albanyà (7:40h - 237m), última población ampurdanesa de la travesía Transpirenaica. Albanyà es un núcleo muy tranquilo y lleno de encanto que se articula en torno a la preciosa iglesia románica de Sant Pere, que fue la capilla del antiguo monasterio benedictino que se fundó aquí en el siglo IX.