Puente de Besalú

El puente de Besalú es un puente románico de entrada a Besalú que atraviesa el río Fluvià. Está protegido como Bien Cultural de Interés Nacional. 

El primitivo puente de Besalú parece que fue edificado en el siglo XI por el conde Guillem el Gras (1030-1050). El año 1315, una riada se lo llevó, y fue levantado de nuevo gracias a un impuesto establecido por el rey Jaume II. En la Edad Media había que pagar un diner para pasarlo a caballo, y un óbolo por persona a pie y por bestia cargada.

A lo largo del tiempo se ha reconstruido varias veces. Está formado por siete arcos de forma angular, sustentados por pilares que aprovechan como base las rocas del fondo del río. Tiene 105 m de longitud y una torre de 30 m de altura.

Fue dinamitado durante la Guerra Civil de 1936-1939 y reconstruido durante los años 1950-1960.

Actualmente es el símbolo de la localidad y el lugar más adecuado para acceder a su casco antiguo.