Parque Natural del Cap de Creus

Xavi Turra

Entre la tierra y el mar, el cabo de Creus es un espacio de gran belleza, dotado de una configuración geológica singular, con estructuras y afloramientos que forman un conjunto único en el mundo. 

  • Xavi Turra

El efecto de la tramontana ha dado lugar a formas de erosión caprichosas, y ha transformado el paisaje de una manera muy especial.

La ley de protección de esta zona convierte el Parque Natural del Cap de Creus en uno de los más singulares de la Península Ibérica. El plan emanado de esta normativa determina como áreas protegidas los municipios del Port de la Selva, la Selva de Mar, Llançà, Cadaqués, Palau-saverdera, Pau, Roses y Vilajuïga, con una superficie de 13.886 hectáreas, repartidas en 10.813 hectáreas de espacio terrestre y 3.073 de espacio marítimo.