La decimoséptima etapa del sendero Transversal GR 1 comienza en el pintoresco recinto amurallado de Sant Llorenç de Morunys. Comenzamos la jornada con la exigente ascensión al collado de Jou. A partir de este punto iniciamos un largo y panorámico flanqueo por los contrafuertes soleados del macizo del Port del Comte: pasamos por Cal Pubilló, el arroyo de la Perdiu, el arroyo de Canalda y llegamos a la aldea de Canalda. En el último sector de la etapa subimos hasta el panorámico Tossal de l'Anella y después bajamos hasta Sant Martí de Cavallera.

Información técnica
Punto de inicio de la etapa
Sant Llorenç de Morunys
Punto final de la etapa
Sant Martí de Cavallera
Distancia
13,40
Duración
3:35h
Desnivel acumulado
+645m / -344m
Altitud máxima
1464
Altitud mínima
924
Dificultat

Media. La derivada de la distancia y el desnivel que hay que superar.

Material

Es recomendable llevar unos prismáticos para la observación de grandes y pequeños rapaces.

Cartografía

Vall de Lord - Port del Comte 1:25.000. Editorial Alpina

Recorrido

Iniciamos la decimosexta etapa del GR 1 en (1) Sant Llorenç de Morunys (0:00h - 924m). Abandonamos la población siguiendo las señales blancas y rojas del GR por la carretera LV-4241, que comunica Solsona y Sant Llorenç de Morunys por el collado de Jou y por Lladurs. Después del punto kilométrico 31 dejamos la carretera y nos desviamos por la calle del Santuari. Pronto llegamos a la bonita ermita románica de (2) San Serni del Grau (0:30h - 1.045m). Continuamos el itinerario y pasamos por Cal Pascual. A partir de aquí el valle se cierra y abordamos el tramo más exigente de la ascensión al collado de Jou. La pista nos lleva hasta el arroyo de Les Salines, que remontamos por su orilla derecha orográfica atravesando la Obaga del Codó. Pasamos a la vertiente solana del barranco y, después de unas cuantas lazadas en fuerte pendiente, llegamos al (3) collado de Jou (1:35h - 1.460m).

Desde el collado continuamos la etapa por la carretera L-401 (dirección Cambrils) y pasamos por delante de la fuente del Coll de Jou, muy apreciada por la calidad de su agua. Bordeamos la Rasa del Coll de Jou y de inmediato dejamos el vial asfaltado, desviándonos por un camino que sale a mano izquierda. Este camino alterna tramos por sendero y tramos por pista y progresa siempre por debajo de la carretera L-401. Seguimos el perfil de la sierra de la Terma, bordeamos un arroyo y llegamos a Cal Pubilló. Flanqueamos otra loma y llegamos al siguiente arroyo. Enfilamos ahora hacia el N y dejamos a la derecha Les Esplugues, un conjunto de cuevas usadas como refugio por los pastores (aún quedan en pie los muros de piedra seca de los corrales para el ganado). Sorprendidos por los bonitos saltos de agua que se precipitan desde lo alto de los riscos de conglomerado, pasamos por la fuente de Les Esplugues y cruzamos el (4) arroyo de la Perdiu (2:05h - 1.260m). Es recomendable desviarnos unos minutos del camino y acercarnos al estético salto de la Perdiu.

Continuamos la etapa por el lado soleado del barranco y flanqueamos una nueva loma. Llegamos al arroyo de Canalda, que cruzamos. Caminamos ahora en dirección S y nos adentramos al bonito robledal de la Devesa de Can Prat. Pasamos por la casa de Can Prat y salimos a una pista asfaltada, que nosotros tomamos hacia la izquierda. Rápidamente nos desviamos a la derecha por un camino poco definido que avanza por entre robles imponentes. Vamos a buscar un poste eléctrico, que nos sirve de referencia, y dejamos a la izquierda las casas de la aldea de Canalda. Subimos unos metros y vamos superando los ocho arroyos de Junyent. Seguimos subiendo hasta alcanzar el Tossal de l'Anella, desde donde podemos observar buena parte de nuestro itinerario. Desde este punto seguimos el contorno del Clot de la Coma y vamos bajando suavemente hasta un estanque, unos campos de patatas y hasta el núcleo de (5) Sant Martí de Cavallera (3:35h - 1.225m), punto y final de esta decimosexta etapa.

Puntos fuertes

El paraje bucólico donde se asienta la ermita románica de Sant Serni del Grau.

La vertiginosa y espectacular Roca de Canalda, punto de encuentro de muchos escaladores de todo el mundo.

Descubrir el mundo rupestre de Les Esplugues, con sus cuevas y saltos de agua.

Sabías que...

Si bien las cuevas de la Roca de Canalda han servido de cobijo desde la Prehistoria, no fue hasta el siglo XVIII que se construyeron las primeras casas? De todas las construcciones que hay, la mejor conservada es Cal Llop, más tarde conocida como Cal Cavallol y hoy en día como Ca la Rita, en honor a su última habitante. Rita tenía una escopeta por si llegaban visitas no deseadas y un huerto donde cultivaba lechugas, tomates, cebollas, coles y patatas. También tenía cabras y una fuente. Cuando ya tenía más de 80 años regresó a Solsona con su familia, donde pasó sus últimos días.

No te pierdas...

Explorar a fondo el arroyo de la Perdiu y visitar Les Esplugues, varias grutas que han servido de cobijo a pastores y ganado desde tiempos inmemoriales. Todavía podemos ver restos de fuego en los techos y ceniza en el suelo. También es recomendable acercarse al pintoresco Salt de la Perdiu, un pequeño desfiladero que el agua ha excavado erosionando la roca de conglomerado.