En esta vigésimo quinta etapa del sendero Transversal GR 1 cruzamos la imponente sierra del Montsec a través de la garganta que ha esculpido el río Noguera Ribagorçana: el impresionante desfiladero de Mont-rebei. El camino que hay excavado en la roca del desfiladero nos permite atravesarlo a media altura y al hilo del precipicio. Las monumentales paredes verticales del desfiladero son el resultado de la acción erosiva del agua durante miles de años y su grandeza nos deja boquiabiertos. Mont-rebei se convierte en un final de ensueño para la gran aventura que finalizamos en esta etapa.

Información técnica
Punto de inicio de la etapa
Mas Carlets
Punto final de la etapa
Pont de Montanyana
Distancia
13,20
Duración
3:10h
Desnivel acumulado
+650m / -850m
Altitud máxima
750
Altitud mínima
495
Dificultat

Media. La derivada de la longitud y el desnivel que hay que superar. El recorrido por el desfiladero, aunque técnicamente no presenta ninguna dificultad, puede ser peligroso ya que progresa por un camino excavado en la roca que tiene una anchura que oscila entre 1m y 1,5m. Este camino está equipado con pasamanos que hay instalados en la pared de roca, pero no hay ninguna barandilla protectora por el lado del risco, y la caída hasta el río varía de 40m a 60m.

Època

Todo el año. En invierno, sin embargo, suele hacer mucho frío durante el recorrido por dentro del desfiladero, ya que no toca mucho el sol. En verano, en cambio, hace mucho calor, por lo que se recomienda salir temprano por la mañana.

Material

Recomendamos llevar unos prismáticos en la mochila: hay muchas posibilidades de observar grandes y pequeños rapaces y otras aves como el avión roquero o la paloma bravía.

Cartografía

Congost de Mont-rebei. 1:20.000. Editorial Alpina.

Base topogràfica de Catalunya 1:25.000. Institut Cartogràfic i Geològic de Catalunya (ICGC).

Recorrido

Empezamos la vigésimo quinta etapa del GR 1 en el (1) Mas Carlets (0:00h - 750m). Dejamos atrás el edificio y tomamos el sendero del desfiladero de Mont-rebei (N). Avanzamos en bajada por el interior de un bosque, acercándonos cada vez más al margen izquierdo orográfico del río. Pronto llegamos al desvío de Montfalcó, dejamos atrás a la izquierda el camino que cruza el río a través de un puente colgante metálico, y que permite comunicar, a pie, el Montsec d'Ares (Catalunya) y el Montsec d'Estall (Aragón). En la otra orilla del río podemos ver las vertiginosas pasarelas de madera que permiten subir y bajar por el risco.

Nosotros seguimos recto adelante, ahora en subida. No tardamos en llegar a la entrada del (2) desfiladero de Mont-rebei (0:35h - 540m). Avanzamos por el camino que hay excavado en la roca. Es un camino que requiere estar muy atentos: sólo está equipado con un pasamanos en la parte interior de la roca, pero no hay ninguna barandilla junto al precipicio. También hay que tener en cuenta que pueden caer piedras por deslizamientos naturales. Desde el primer instante, el desfiladero nos deja maravillados, las paredes de roca nos engullen mientras vamos recorriendo el camino, que en algún tramo es bastante estrecho.

Hacia la mitad del desfiladero encontramos, medio escondido a nuestra derecha, un sendero que sube abrupto por entre encinas y boj hasta la cueva Colomera. Abandonamos un momento el camino principal y subimos por este sendero empinado. Hay un par de resaltes equipados con escalones y cadenas. Ayudándonos con las manos y siguiendo los hitos de piedra, en aproximadamente 10 minutos llegamos a la cueva Colomera, una cavidad muy alta y profunda que es muy recomendable visitar.

Regresamos al camino principal del desfiladero de Mont-rebei. Cruzamos un túnel y continuamos recorriendo el desfiladero. Poco a poco el desfiladero se va abriendo y el camino va girando hacia la derecha (E). Llegamos al barranco Fondo y lo cruzamos por el (3) puente colgante de Sant Jaume (1:00h - 496m). Continuamos bordeando el embalse (NE). Si miramos hacia nuestra izquierda, al otro lado del río y por encima de un precipicio, veremos que despuntan dos construcciones del siglo XI que vigilan la entrada septentrional del desfiladero: una es religiosa y la otra militar. La primera es la ermita románica de la Mare de Déu del Congost y la segunda es el castillo de Girbeta, también conocido como castillo de los Moros.

Llegamos al (4) área de visitantes de la Masieta (1:30h - 512m), un espacio donde hay un gran aparcamiento, un punto de información, baños y varias mesas de picnic. Continuamos por la pista de acceso a la Masieta hasta que salimos a la carretera que comunica Sant Esteve de la Sarga y el Pont de Montanyana. A partir de este punto y hasta el Pont de Montanyana avanzaremos por carretera. Tomamos la carretera hacia la izquierda (N) y la vamos siguiendo, vigilando con los vehículos que puedan circular por ella. Pasamos por un punto donde se nos junta la variante GR 1-4, que proviene de la cara N del Montsec.

Finalmente salimos a la (5) carretera C-1311 (3:00h - 550m). La seguimos durante unos metros y rápidamente tomamos el camino de acceso al Pont de Montanyana (derecha). Al cabo de unos minutos llegamos a la plaza del Ayuntamiento de (6) Pont de Montanyana (3:10h - 532m), punto y final del tramo catalán del impresionante sendero Transversal GR 1.

Puntos fuertes

Caminar por el estrecho desfiladero de Mont-rebei, a través del camino que hay excavado en la roca.

Dejar el camino principal y visitar la cueva Colomera.

Observar la marcada diferencia que hay entre las dos vertientes del Montsec.

Sabías que...

Aragón y Catalunya vuelven a estar conectadas gracias a la pasarela colgante de Canelles-Montfalcó? Han pasado 60 años desde que el antiguo puente que comunicaba las dos orillas del río Noguera Ribagorçana fue inundado por el embalse que se construyó. Ahora, la nueva pasarela vuelve a facilitar el paso de personas entre las dos orillas.

No te pierdas...

Visitar la cueva Colomera y descubrir vestigios prehistóricos de 8.000 años de antigüedad, e imaginar cómo debía ser la vida en este lugar durante el Neolítico. Entrando un poco en la cueva, pronto veremos baches profundos llenos de manchas blancas, son los excrementos de una colonia de aviones roqueros que hacen sus nidos en los agujeros, muy numerosos y escondidos, que hay en la pared de la cueva.