Encrucijadas históricas

Para descubrir los auténticos Pirineos de Cataluña hay que ir más allá de los tópicos establecidos. En ocasiones es necesario salirse del recorrido trazado para encontrar nuevas sorpresas a cada paso. Encrucijadas de caminos y centros de relación entre la montaña y la llanura. Tierra con carácter y sembrada de senderos para recorrerla de una punta a la otra.

Mil kilómetros a través del GR 11, la estrella de los Pirineos del sur; del GR 211, lleno de historia para las comunicaciones de los araneses; del GR 107, que recorre la antigua ruta de los cátaros por el denominado Camí dels Bons Homes (Camino de los Cátaros), o del GR 92, que nace en Portbou y bordea largos tramos del litoral, muchos de los cuales aprovechan los antiguos caminos de ronda.

Caminar por caminar a través de la historia y la naturaleza por los numerosos itinerarios señalizados que nos ofrecen los parques naturales. Y para quien prefiera hacerlo a golpe de pedal, auténticos circuitos de cicloturismo que recuperan el antiguo trazado del ferrocarril de vía estrecha: la vía verde de La Vall Fosca, junto al Parque Nacional de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici; la ruta del Carrilet o la ruta del Ferro y del Carbó.