Etapa típicamente prepirenaica que nos descubre paisajes preciosos y parajes solitarios y llenos de encanto. La primera mitad de la etapa es bastante exigente: primero remontamos los Cingles de Capolat por el angosto barranco del Salt de Sallent y luego subimos hasta la parte alta de la sierra de Els Tossals. Durante la segunda mitad de la etapa avanzamos por la cresta de la sierra de Els Tossals -¡tramo que nos ofrece unas vistas extraordinarias!- y descendemos hacia el collado del Pla de Cal Sant, la Rasa de la Frau y el vecindario de Sant Lleïr, ya en la Vall d'Ora.

Información técnica
Punto de inicio de la etapa
L'Espunyola
Punto final de la etapa
Sant Lleïr de la Vall d'Ora
Distancia
17,30
Duración
5:20h
Desnivel acumulado
+692m / -727m
Altitud máxima
1492
Altitud mínima
765
Dificultat

Notable. La derivada de la distancia y el desnivel que hay que superar.

Material

Es recomendable llevar unos prismáticos para la observación de grandes y pequeñas rapaces.

Cartografía

Mapa comarcal de Catalunya 1:50.000. Berguedà-14. Institut Cartogràfic i Geològic de Catalunya (ICGC).

Vall de Lord - Port del Comte 1:25.000. Edició 2015. Editorial Alpina.

Recorrido

Empezamos la decimocuarta etapa del GR 1 en el cruce de las carreteras C-26 y BV-4131, en (1) L'Espunyola (0:00h - 800m). Seguimos las marcas blancas y rojas del GR y cruzamos el pueblo (O), saltando el pequeño arroyo de Montclar. Abrimos y cerramos una gran puerta que parece llevar al jardín de una casa y salimos por un camino que nos lleva de nuevo a la C-26. Cruzamos la carretera y avanzamos junto a unos campos hasta la iglesia de Els Sants Metges y el cementerio. Comenzamos aquí la exigente ascensión a los Cingles de Capolat. Alternamos algunos tramos por pista, que sube dando rodeos, con algunos tramos más empinados, que hacemos por un antiguo camino ganadero.

Ganamos altura rápidamente con el espectacular barranco del Salt de Sallent a nuestra izquierda. Llegamos a un punto donde cruzamos el arroyo y seguimos por una pista que pasa junto al Mas de Comamorera y sigue subiendo hasta el Pla de Cal Penjarella, donde encontramos la casa en ruinas de (2) Cal Penjarella (1:45h - 1.272m). Continuamos avanzando en dirección N. Rodeamos el pequeño núcleo de Capolat por un camino asfaltado, hasta que tomamos un sendero. Comenzamos aquí la ascensión a la sierra de Els Tossals, la segunda hilera de riscos que debemos superar en esta etapa y que ya vemos justo delante nuestro (N). Caminamos entre robles y bojes, primero por el Serrat de Les Greixes y luego remontando una loma. Finalmente alcanzamos un (3) collado (2:20h - 1.401m), ya en la cresta de la sierra de Els Tossals.

En este collado cambiamos de dirección (SO) y flanqueamos el Serrat de Runers por su lado meridional. Pronto nos encontramos un estrechamiento aparentemente infranqueable: el Mal Pas de Runers. Debemos vigilar de no resbalar con las piedras y caer precipicio abajo. Una vez superado este paso, el itinerario ya no presenta ninguna dificultad técnica, sólo debemos vigilar de no exponernos demasiado hacia el límite de los acantilados. Durante el siguiente tramo el espectáculo panorámico que tenemos a ambos lados de la sierra de Els Tossals es maravilloso: el Taga, el Puigsacalm, la sierra de Bellmunt, el Collsacabra, la Plana de Vic, el Montseny, Montserrat, la Depresión Central, el Montsec, el Port del Comte, el Pedraforca, Queralt,...

Llegamos al (4) collado del Bosc de Casòliba (3:20h - 1.401m), punto donde empezamos a bajar siguiendo el lomo de la montaña (SO) mientras disfrutamos de vistas de la sierra del Montsec, el fascinante Pla de Busa y la imponente Roca de Canalda. Ya vemos bajo nuestro las casas dispersas de Taravil. Dejamos atrás varios desvíos hasta que salimos al amplio (5) collado del Pla de Cal Sants (4:10h - 1.290m). Descartamos el acceso a Taravil (E) y seguimos el llano hacia su lado occidental. A continuación nos adentramos en un majestuoso bosque de pino rojo con sotobosque de boj y enebro. Llegamos a un punto donde el camino empieza a perder altitud con decisión por el Serrat del Grau. Estamos adentrándonos en la salvaje y profunda Rasa de la Frau. Hacemos algunos zigzags y pasamos a la vertiente O de un barranco secundario. En este punto dejamos atrás el Berguedà y entramos en el Solsonès.

Avanzamos primero en dirección N y luego nos orientamos hacia el O. Enlazamos con una pista y hacemos un último tramo de descenso hasta la ermita de (5) Sant Lleïr (5:20h - 765m), epicentro de la bucólica Vall d'Ora y punto y final de esta etapa.

Puntos fuertes

Remontar el pintoresco barranco del Salt del Sallent por en medio de los Cingles de Capolat.

Las vistas inalcanzables que tenemos desde la sierra de Els Tossals.

La salvaje y sombría Rasa de la Frau, que parece como si nos tragase hacia las entrañas de la tierra.

Admirar los espectaculares Cingles de Busa iluminados por el sol de la tarde.

Sabías que...

La Vall d'Ora fue el escenario donde las cuatro barras se convirtieron en el emblema de la nación catalana? Aquí es donde en 897 se enfrentaron las tropas de LLop Ibn Muhammad, señor de Lleida, y las de Guifré el Pelós, conde de Urgell, de la Cerdanya, Girona y Barcelona. Siendo vencedores los musulmanes, el rey franco Carlos el Calvo dibujó las cuatro barras en el escudo dorado de Guifré el Pelós con la propia sangre del conde, herido de muerte durante el combate. Un monumento que se alza a menos de 100m de la ermita de Sant Lleïr marca el lugar exacto donde, según la leyenda, se produjeron estos hechos.

No te pierdas...

Visitar el Ecomuseo de la Vall d'Ora. Descubriremos la historia de este valle y entenderemos la importancia capital del río Aigua d'Ora en su desarrollo. La fuerza del agua hacía mover molinos, aserraderos y herrerías que, en algunos casos, estuvieron en activo hasta los años 80 del siglo XX. Desde la antigua escuela, atravesando el hermoso puente románico sobre el río, llegamos al aserradero y al molino de Ca l'Ambròs, que se han restaurado y están abiertos al público. Varios paneles muy bien estructurados nos ayudan a ampliar la información.

Observaciones

En días de fuerte viento hay que prestar mucha atención en los tramos más expuestos de la cresta de Els Tossals. En invierno hay que tener cuidado durante el descenso por la Rasa de la Frau, puede haber tramos helados.